domingo, 27 de marzo de 2016

Pintura elimina olores para la cocina y baños

La pared de nuestra cocina, normalmente, está revestida con azulejos. Además de por motivos decorativos, siempre se ha dicho que se limpian mejor y permiten retirar olores que una pared pintada a lo mejor no se podrían quitar tan eficazmente, además de la grasa.

Sin embargo, en los últimos tiempos, la tendencia de pintar la pared de la cocina va en aumento. Cada vez gusta menos el ya anticuado azulejo y se pintan o se retiran para darle un aire nuevo a este espacio. Además, algunas viviendas vienen ya sin azulejos y es bastante más económico pintar la pared que revestirla.
La pintura específica para cocina ha ido evolucionando poco a poco. Podemos encontrar esmaltes de secado rápido, mucho más resistentes a la hora de poder limpiar la pared, o pinturas plásticas, más baratas, que pueden lavarse igualmente a la perfección.

Además de éstas, hoy les quiero hablar de un descubrimiento: la pintura elimina-olores. Es un nuevo tipo de pintura, de origen biológico, que elimina los olores del ambiente así como las sustancias nocivas del aire gracias a un efecto bacticida que posee. Esto quiere decir que todos los olores e incluso el humo, al tener contacto con la superficie pintada, experimentan una reacción química y se descomponen. En principio, está pensado para utilizarse en baños y cocinas. Además, es inoloro, por lo que podemos volver a ocupar la superficie pintada inmediatamente, sin tener que dejar de entrar a la cocina en un tiempo por haber pintado.

No piensen que pintar con este tipo de pintura supone algo distinto a lo que estamos acostumbrados. La forma de aplicación es la misma. Debemos proteger los muebles y focos del techo con cinta de carrocero, limpiar la superficie que vayamos a pintar, ya que puede tener grasa, y aplicar el producto mediante una brocha, rodillo o pistola, ¡como más les guste! 

Hay muchos colores, pueden pintar solamente el techo, si tienen azulejos, o pintar toda la estancia con el color que más les guste (hay 86 tonos distintos). En lo que respecta al precio, aproximadamente, puede ser un 3% más caro de lo que nos costaría un bote normal de pintura, pero cunde bastante. No amarillea, se puede limpiar con un paño húmedo y resiste si frotamos alguna mancha un poco más complicada.