lunes, 14 de marzo de 2016

La ventana-balcón Bloomframe dejó de ser un prototipo

Fue en el 2007 cuando a unos arquitectos holandeses se les ocurrió la genial idea de poder transformar una ventana en balcón, simplemente pulsando un botón. Patentaron el sistema y presentaron un prototipo por primera vez en una feria de Utrecht, pero tuvieron que pasar ocho años para que la ventana-balcón Bloomframe® se perfeccionara, y pudiera instalarse en las fachadas de los edificios.

Durante todo ese tiempo se estuvo trabajando para hacer que este producto además de elegante, fuera también seguro. Su diseño revolucionario ha causado siempre bastante expectación allí donde se ha estado presentando, a la vez que ha ido acumulando numerosos premios de la industria. Pero la famosa ventana-balcón ya pasó a producción, para formar parte del paisaje urbano en un edificio de apartamentos en Amsterdam. No dudamos que pronto también se verá en muchos otros lugares, cuando arquitectos y promotores empiecen a fijarse en ella, y comprendan sus beneficios funcionales.
Bloomframe® es una elegante manera de ampliar hacia el exterior la habitación de una vivienda, hotel, u oficina. Solo se necesita de 1 minuto para que esta ventana se convierta en un balcón, en un proceso suave controlado electrónicamente. Se compone de materiales resistentes que aguantan muy bien a la intemperie, fabricándose en su versión final completamente acristalada, algo que nos parece genial porque cuando está cerrada se ve como una ventana absolutamente normal, cosa que no pasaba en el prototipo, pues esa parte era opaca. Eso sí, en modo balcón no es muy recomendable para personas que sufran de vértigo.

Esta ventana-balcón es un diseño de HofmanDujardin, fabricado por Kawneer

Para más información visiten: Hofman DujardinKawneer