jueves, 24 de marzo de 2016

El Pintón, un enfoque actual y fresco del patio sevillano

Situado en unos de los edificios más conocidos del casco histórico de Sevilla se encuentra El Pintón, un bar de tapas y coctelería que le cautivará por completo. Y no solo por su carta sino que también lo hará por su cuidadoso interiorismo, obra del estudio de arquitectura Lucas y Hernández-Gil.

A pocos metros de La Catedral y Giralda, en la calle Francos, este local de 350 metros cuadrados se ubica en una zona de un edificio señorial construido en 1790 como negocio textil y conocido en toda Sevilla como Almacenes Peyré.
Aunque no fue hasta un siglo después, al pasar a manos del empresario de origen francés Augusto Peyré, cuando adoptará ese nombre y su configuración más actual,tras la reforma realizada en 1919 por Aníbal González, el gran arquitecto sevillano creador del estilo regionalista andaluz de principios del siglo XX.
Tras la cancela blanca de hierro labrada se adivina el hermoso patio de columnas de mármol y arcos de medio punto de ladrillo, antiguo taller de confección, alrededor del cual se articulan los distintos ambientes. "Hemos tratado de enlazar la fuerte presencia de la tradición con un enfoque contemporáneo y fresco del patio sevillano", afirman desde el estudio Lucas y Hernández-Gil. responsables del interiorismo del local. Para ello, se eliminaron molduras y escayolas añadidas en anteriores intervenciones con el fin de dejar las texturas originales en bruto, acabadas con mortero de cal.
La madera empleada en los frisos, en el suelo y en el techo se erige como elemento unificador de los ambientes. Mientras que los recursos decorativos se confiaron a los materiales, texturas y a la luz, jugando con filtros, reflejos y veladuras que matizan tanto la luz natural que baña el patio como la iluminación artificial.
En el mobiliario, encargado de dar el enfoque contemporáneo y fresco al local, se han combinado diseños del propio estudio y de artesanos con piezas de editoras de diseño actual como Magis, Fermob y Driade. Igualmente en la iluminación hay diseños artesanales del propio estudio que conviven con lámparas de Marset y & Tradition.

En la amplia casapuerta (así llaman en Andalucía a lo que desde Despeñaperros para arriba denominan zaguán), con suelo en damero y paredes forradas con frisos de madera, se colgó un conjunto de lámparas de Marset. Aquí el esudio ideó una celosía de hierro para colgar macetas como en cualquier reja de una casa sevillana.
En una de las imágenes, un detalle de la entrada con las cartas expuestas en soportes de bronce y colgadas de un riel. Su carta está en la línea de la de un gastrobar, con tapas creativas, que combinan cocina internacional, con platos más tradicionales de la cocina española, que se pueden acompañar con cócteles preparados directamente en la barra, y su carta ofrece algunos que combinan a la perfección con sus platos, como su vermut, la sangría o sus combinados de cava.
La "zona caliente" de El Pintón se organiza en torno al precioso patio de columnas,que destaca por un carácter ambiguo entre interior y exterior, reforzado con vegetación, mobiliario de jardín, guirnaldas y farolillos de luces y sombreado con una tela de camuflaje. Las mesas se distribuyen en dos zonas: un espacio central con mesas redondas rodeando un gran macetón, y la galería perimetral a base de bancadas continuas.
Sobre una "alfombra" de mármol blanco riveteada en verde, la zona central se ha equipado con sillas artesanales, hechas en hierro y madera, y mesas de madera diseñadas por Lucas y Hernández-Gil. Los puntos de luz focales sobre las mesas son las lámparas Ikono de Normann Copenhagen.
En la zona perimetral, las mesas y bancos de madera son un diseño del estudio madrileño. Mientras que las sillas son artesanales, realizadas en hierro y madera y tapizadas con galletas de lona en tonos pastel.
Durante el día, el sombrado del patio es un punto importante. La parte central del patio que da al cielo raso se ha revestido con una tela de camuflaje que filtra la vigorosa luz de esta ciudad, convirtiéndola en una luz suave, difusa y constante.
En la sala Aníbal, que se comunica directamente con el patio a través de grandes ventanales con rejas, típicos de los patios andaluces, destacan las paredes revestidas con azulejería sevillana en tonos azules y amarillos. En este ambiente tradición y modernidad se funden con toda naturalidad.
Así, junto a las alacenas empotradas tradicionales, vemos mesas y bancos firmados por el estudio y las lámparas Utzon de &Tradition. También las sillas de diseño como la Flo Easy Chair, de Patricia Urquiola, para Driade, comparten protagonismo con las sillas Trattoria, de Magis.
En la entrada a la zona del bar se puede observar como la eliminación de molduras y escayolas añadidas en anteriores intervenciones han dejado paso a las texturas originales en mortero de cal en bruto". Las mesas son un diseño de Lucas y Hernández-Gil y las sillas son el modelo Trattoria de Magis. En la zona de coctelería,destacan la barra y la estantería de bebidas de artesanía.
Cruzando el patio central, se llega a una zona decorada con originales lámparas de espejo, mesas pegadas a la pared y taburetes altos, preparada especialmente para los clientes que solo quieren un picoteo rápido.
Ya sabe, si esta primavera tiene pensado visitar Sevilla, pásese por El Pintón, disfrutará por igual de su cuidado interiorismo como de su exquisitas y variadas especialidades. El Pintón está en la calle Francos 42. Teléfono: 955 075 153.Proyecto: Lucas y Hernández-Gil. Fotografía: Juan Delgado.

Para más información visiten: Lucas y Hernández-GilEl Pintón
Vía: decoratrix