jueves, 24 de marzo de 2016

Armarios a medida

Perchero basculante en uso
Hay un elemento en todos y cada uno de los hogares, al que quizás no prestemos la suficiente atención, a pesar de haberse hecho indispensable en nuestras vidas por muchas razones. La principal, además de por su estética y diseño, es su indudable funcionalidad. Se trata del armario, ya sea armario empotrado o armario “a secas”.


Normalmente, como en muchos otros aspectos, prestamos más atención al envoltorio que al contenido en sí.

Cuando vamos buscando un armario, nos fijamos en sus líneas, en que el diseño de sus puertas venga bien con el resto de la decoración de la estancia, el color, etc.

Lo anterior no es una crítica, es totalmente correcto, pero deberíamos ir más allá, puesto que hay otros aspectos que nada tienen que ver con las modas y diseños, pero que están íntimamente ligados a la finalidad única del armario:


Guardar y organizar ropas y objetos personales. Por tanto, es importante fijarse en los interiores de armarios, teniendo en cuenta detalles como el tipo de apertura de las puertas para que se adapten de forma óptima al espacio disponible, así como el aprovechamiento de todo el espacio interior. Por tanto debemos buscar la forma de rentabilizar su funcionalidad al 100%, ganando así en comodidad, confort y, en definitiva, en calidad de vida.
En el caso de que el armario que nos interese sea un armario estándar, tenemos menos margen de maniobra puesto que, con más o menos detalles, viene como viene.
Sin embargo, cuando hablamos de un armario a medida, aquí podemos diseñarlo literalmente “como queramos”, puesto que en el mercado hay accesorios y detalles para todos los gustos y necesidades. A continuación, a modo de muestra, hablaremos tan sólo de una mínima parte de este tipo de accesorios.
Perchero extraible, para armarios con poco fondo.

Percheros basculantes

Una de las zonas menos desaprovechadas de los armarios son, quizás, los altillos. Al integrarlos con el resto del armario, ganamos más altura aprovechando, de este modo, la zona baja y media con cajones y baldas. Y aquí es donde entra en juego este accesorio. La barra integra un mecanismo que la hace bascular hacia adelante, dejando las perchas a nuestra altura cuando necesitemos coger o soltar una prenda, y el resto del tiempo quedan pegadas al techo.
Dos modelos de guías con amortiguador y autofreno
para armario a medida

Percheros extraíbles

En ocasiones nos podemos encontrar con que el armario está empotrado en un hueco cuyo fondo es inferior al ancho necesario para un perchero. Para estos casos están pensados los percheros extraíbles. Las prendas quedan colgadas de frente a nosotros y, para facilitar la manipulación de las prendas colocadas al fondo, se extrae el perchero hacia fuera.

Guías especiales para cajones

Además de existir guías de multitud de tipos y medidas, están las guías con amortiguador y autofreno. Si es de los más exigentes, este accesorio le encantará, aunque si son muchos los cajones que tiene el armario, hay que echar números antes para ver si le compensa instalar este tipo de guías.
Topes con freno hidráulico para
puertas de corredera de armarios.
Guías especiales para puertas de corredera

Si es de los que se fija en todos los detalles, habrá observado que en la mayoría de los armarios de corredera, las puertas dejan a la vista la estructura del armario, es decir, los paños laterales y superior, principalmente. Para quien quiera que, cuando se mire el armario de frente, se vean única y exclusivamente las puertas, tienen este tipo de guías, las cuales desplazan las puertas por delante del conjunto del armario, tapando así el frontal del mismo.

Frenos con amortiguador para puertas de corredera

Se pueden adquirir unos pequeños accesorios que frenan suavemente el desplazamiento de las puertas correderas, evitando de este modo los molestos e incluso peligrosos golpetazos, cuando se trata de puertas de grandes dimensiones y, por tanto, pesadas.

Otros accesorios

Zapateros de todo tipo, tamaños y diseños, para zapatos, para botas,…

Cajones específicos para cada uso. Cajones para tener organizadas las corbatas. Cajones para la ropa interior. Cajones de todo tipo.

Etc, etc, etc.
No obstante, el tema de los accesorios de un armario a medida hay que tratarlo con prudencia puesto que, representan soluciones muy prácticas pero, pueden aumentar el presupuesto de forma considerable.
El armario a medida es comparable con un vehículo, respecto de los accesorios. Cuantos más accesorios se incluyan, más caro es el vehículo. Por este motivo, lejos de ir a la ligera, debemos pararnos a pensar cuáles son realmente nuestras principales necesidades y tratar de darle la solución idónea.
Los armarios a medida nos permiten adaptar desde pequeños huecos, hasta habitaciones enteras como es el caso de los vestidores, que no dejan de ser enormes armarios, aprovechando el espacio al máximo.

Cómo realizar su propio armario a medida

Realmente, realizar el interior de un armario a medida empotrado, no es tan complicado como podría parecer. Si es más o menos “manitas”, podría hacerlo sin ningún problema. Para ello, tan sólo tendría que seguir los siguientes pasos:

Tomar medidas detalladas y precisas del interior del hueco.

Sentarse cómodamente, cerrar los ojos y, sin prisas, imaginarse cómo quiere su armario, teniendo en cuenta sus necesidades y gustos.

Coger papel y lápiz, y plasmar exactamente lo que ha pensado en el paso anterior, haciendo un plano a mano alzada, incluyendo las medidas. No hace falta que sea perfecto, pero sí que se vea de forma clara lo que quiere.

Con el plano de su armario delante, apunte en otro papel todas las piezas de madera, con sus respectivas medidas, que necesitará para realizar este trabajo. Con esto podrá encargar en algún almacén de maderas que le corten todas las piezas a medida. De este modo, se ahorrará mucho tiempo, trabajo e inversión en herramientas, que si lo corta usted mismo.

Ya sólo queda ir montando las piezas. Las que entren por la boca del armario, puede montarlas fuera y, después, introducirlas. Las que no, las mete individualmente y las va montando en el interior del armario. Si también ha decidido forrar las paredes interiores del armario, sólo tiene que pegar los paños de madera con adhesivo o, incluso, con silicona. Para tapar las uniones entre los ángulos de las distintas paredes, sólo tiene que pegar o clavar unas pequeñas molduritas, por ejemplo de ¼ de caña. Le quedará perfecto.

Respecto a las puertas de corredera, también podría ponerlas usted mismo. Las puede encontrar en kit en comercios y grandes superficies especializadas, en infinidad de tamaños, diseños, y colores. Y no son nada complicadas de instalar.

Vía: Brico Blog