viernes, 12 de febrero de 2016

Una segunda piel interior de luz para el movimiento por Esculpir el Aire

Descripción de los arquitectos. 1. Una intervención económica y sostenible
La nueva piel surge a partir de la premisa inicial de ajustar el espacio alrededor a un reducido presupuesto. Para ello, se antepone un diseño sostenible y económico que materializa la envolvente interior del nuevo espacio: utilizando 292 listones de madera de pino de dimensiones estándar 90x45x3.000mm. (292 listonesx4,10euros/listón=1.200 euros). De ahí, que la altura libre del espacio sea, justamente, de 3 metros. Los montantes de madera han sido pintados a mano en color blanco -es el modo de reivindicar que hemos construido el bastidor de la nueva piel que sustenta la colocación transversal de la ropa de niños-. De este modo, obtenemos su virtualización material, la definición de su límite visual y táctil.

El nuevo diseño de la tienda de ropa para niños propone una segunda piel de lo táctil, discontinua y curva para el movimiento, dentro de una existente piel estática continua y ortogonal.
2. Una investigación perceptual
La propuesta se enmarca dentro de la investigación visual y táctil del ritmo en el espacio arquitectónico. Nos habla de recorrido inducido, de explorar a través de la piel... De dos elipses, por encima, que trazan las directrices del movimiento perceptual visual. De generar gradientes espaciales, con la intención de mostrar el tiempo de cada ranura transitada -los anchos iguales entre listones verticales se deforman con la distancia y con sus giros y pliegues-, donde la iluminación periférica desarrolla el nexo de unión entre la nueva envolvente y la existente, permitiendo que el vestuario infantil -de múltiples colores- se integre entre ambas.

Arquitecto en Jefe del texto: José Angel Ruiz Cáceres, arquitecto colaborador: Azucena Maestre Mones.

Para más información visiten: Esculpir el Aire