sábado, 27 de febrero de 2016

Un apartamento en el que se aprovecha el espacio al máximo

Esta Pied-a-terre está situada en Poble Sec, un encantador pueblo obrero de Barcelona. En ella se realizó una reforma global en toda la vivienda. Como principales objetivos estaban aprovechar al máximo el espacio y hacer entrar la luz natural. Es un proyecto realizado por Georg Kayser Bespoke Architecture & Interiors.

Sin barreras
Desde cada uno de sus extremos puede tanto verse como experimentarse toda la profundidad del apartamento, mirar desde un lado al otro, extendiendo el espacio aún más lejos hacia el exterior. Se usaron materiales elegantes en combinación con tonos claros para dar a los espacios un resultado de atmósfera simple pero elegante. Materiales como mármol de carrara y roble para el parquet que hacen un guiño a muchas de las fábricas de la zona.

Todo en un solo espacio
Como es característico de la zona y de la época de edificación, el apartamento (antes de la obra) estaba dividido en pequeños cuartos, muchos de ellos sin ninguna abertura de luz natural ni ventilación. Para satisfacer las necesidades del cliente, el apartamento se sometió a una distribución completamente nueva y una renovación de todo el mobiliario.

La nueva distribución
Todos los cuartos pequeños se han unido para formar una único espacio, dando una apariencia fluida. El baño y el dormitorio quedan detrás de una linea diagonal imaginaria que recorre el apartamento. Ambas estancias también están separadas del resto del apartamento por un escalón y un panel que puede permanecer cerrado o dejarse abierto.
Mejorar la luz
Otro de los objetivos principales era llenar el 
espacio de luz. Para abordarlo, además de aprovechar la luz para todo el espacio, se han introducido varios elementos que aporten luz artificial y compensen las zonas donde la luz natural es más escasa.

El dormitorio
Tres grandes paneles separan el dormitorio de la sala de estar. Estos paneles pueden abrirse para extender el dormitorio al espacio que queda justo enfrente, creando sensación de amplitud. Están cubiertos por papel de pared con textura en dos tonos diferentes: beige y gris oscuro.
El baño
Entre el baño y el dormitorio se ha colocado una pared de cristal, así se consigue aprovechar la luz natural del dormitorio y da sensación de amplitud una vez dentro del baño. Aún así, se conserva la intimidad del baño con la instalación de una cortina.
La cocina
En el centro del apartamento está situada una cocina abierta, cuya isla separa la sala de estar del comedor. Solo en esta zona el techo se ha bajado para ambientar este espacio y por facilidades para el aire acondicionado.

El techo y las paredes
El techo tenía bonitas vigas de madera que se han querido conservar, y la parte de arriba de las paredes, de ladrillo, se dejaron a la vista. La parte de abajo de la pared, se cubrió con yeso para favorecer el aislamiento y esconder las instalaciones eléctricas. Se han suavizado las esquinas, curvándolas para evitar el efecto de "caja" que pueden provocar los espacios pequeños y evitar la oscuridad de las esquinas. La parte de arriba se pintó de blanco y la parte de abajo de gris claro para destacar el tratamiento diferente entre las paredes y el techo.

Para los invitados

Para no gastar espacio en un segundo dormitorio se optó por una cama incorporada a la pared, en la esquina de la zona del escritorio. Puede sacarse cuando se tenga invitados y no se nota cuando no se usa. 

Para más información visiten: George Kayser Studio
Vía: habitissimo