miércoles, 10 de febrero de 2016

Mili Mlodzi Ludzie convierten en futuro el pasado de una casa.

Cuando el estudio polaco Mili Młodzi Ludzie recibió el encargo de diseñar el interior de esta casa, construida en los años 90, se encontró con materiales de buena calidad y bien preservados. Este punto de partida les llevó a reconsiderar el proyecto y aprovechar la mayoría de los elementos que se encontraban en buen estado como las escaleras de madera, las puertas, el parquet de la sala de estar o la chimenea. Todos estos elementos sirvieron también de base para otras soluciones con las que respondieron a los requisitos de sus clientes.

Los 141 m2 de la vivienda se distribuyen en dos plantas que acogen, por un lado, el salón y la cocina-comedor y un aseo, y por otro, un dormitorio principal, dos habitaciones individuales y un baño completo con ducha y bañera. La reforma conllevó a la reconstrucción del espacio en busca de ambientes limpios y más funcionales.
En la planta baja, un frente de armarios en madera de roble se convierte en el protagonista indiscutible. Este volumen se extiende a lo largo de toda la pared convirtiéndose en el nuevo revestimiento de la chimenea y en el mueble de la televisión, que están enmarcados en dos nichos de color negro. Este recurso no sólo ha cambiado la apariencia de la antigua chimenea sino que también ha resultado más económico que demolerlo todo.
Además, este volumen sirve como espacio de almacenamiento tanto en la cocina como en la sala de estar. Las zonas de almacenaje disponen de manetas verticales de madera que se combinan con incisiones verticales, dispuestas irregularmente, para la chimenea, la calefacción y poder operar con los equipos eléctricos ocultos detrás de las puertas.
Objetivo importante en esta estrecha planta fue obtener espacio para cocinar para muchas personas ya que éste es el centro de la vida social de los propietarios. Por ello diseñaron una larga isla en la zona de la cocina donde sitúa la zona de fuegos y que se convierte en la mesa del comedor. Los armarios de la cocina forman parte del gran mueble que equipa el espacio.
En la zona de la sala de estar, se ha conservado una parte del parquet original dispuesto en espiga que se percibe como una alfombra de madera natural. El resto de la estancia se ha pavimentado con una fina capa de hormigón de color gris claro. También se consiguió más luz natural para este espacio sustituyendo dos pequeñas ventanas por un gran ventanal que va de suelo a techo. Al mismo tiempo, se ganó una visión más amplia del jardín.
En la primera planta, se fusionaron dos pequeñas habitaciones para disponer de un amplio y luminoso dormitorio principal con gran cantidad de módulos de almacenamiento. En la habitación infantil, el armario tradicional se sustituyó por un original sistema deslizante que queda oculto en la pared.

Para más información visiten: Mili Mlodzi Ludzie