miércoles, 6 de enero de 2016

Consejos para aislar su casa del ruido del exterior


Si vive en un barrio demasiado animado, en una calle con mucho tráfico o tiene vecinos ruidosos, seguramente llegarán hasta su casa algunos ruidos no deseados que pueden llegar a ser muy molestos. Aunque no es fácil acabar con ellos totalmente, sí podemos hacerlos disminuir considerablemente. Le contamos cómo puede aislar su casa del ruido.

Su casa es su refugio. El lugar en el que se siente seguro, a gusto. Ya lo dice el refrán: “Como en casa, en ninguna parte”. Sin embargo, hay veces que, por circunstancias ajenas a nosotros que suelen venir del exterior de nuestra vivienda, nuestra paz y tranquilidad se ve distorsionada. Le contamos cómo puede aislar su casa del ruido.

Es el caso de los ruidos exteriores que nos molestan y perturban la tranquilidad de nuestro hogar. Para tratar de controlarlos al máximo, hemos de mejorar en la medida de lo posible el aislamiento acústico de nuestra casa. Puede que esto le parezca algo muy complicado, pero en realidad no lo es tanto. Hay muchas cosas que se pueden hacer para tratar de aislar el interior de nuestra casa de los molestos ruidos de la calle.

Cómo actuar para aislar su casa del ruido
Lo primero que debemos hacer es localizar el ruido que nos molesta. Es muy importante saber de dónde procede y qué es lo que lo produce, para poder adoptar la mejor solución. No es lo mismo que le molesten los ruidos de sus vecinos de arriba, que el ruido de la calle que entra por las ventanas. Por eso, lo mejor es comenzar por ver de dónde le llega el ruido que tanto le molesta.
El siguiente paso consiste en pensar qué tipo de soluciones podemos adoptar para tratar de amortiguar el ruido lo máximo posible. Está comprobado que la mejor forma de aislar acústicamente un espacio es mediante la materia. Es decir, interponiendo algo material entre el foco del ruido y nuestro oído. Por tanto recubrir el interior de la casa con materiales aislantes será la mejor solución. Claro que hay muchísimas formas de hacerlo.

Por ejemplo, en lo que a materiales aislantes se refiere, la lista es muy extensa. Unos aíslan más que otros, pero requieren más obra para ser instalados (incluso algunos hay que ponerlos mientras se construye el edificio).

Por eso, cuando la casa ya está edificada y queremos soluciones que se puedan instalar sin demasiada obra, hemos de contar con materiales adecuados como la fibra de vidrio, la lana de roca, el poliestireno expandido, la espuma de poliuretano, etc.

Elija unas buenas ventanas a prueba de ruidos
Suele ser bastante habitual que el ruido que tanto molesta venga de la calle. Quizá lo que no le deja dormir es ese local de moda que han abierto junto a su portal. O el ruido que no soporta es el de los coches porque la calle tiene mucho tráfico. Pues bien, en estos casos la insonorización de su casa pasa por instalar unas buenas ventanas que aíslen acústicamente el interior.

No le servirá de nada poner materiales aislantes en las paredes, si después el ruido entra por las ventanas. Por eso, valore la posibilidad de hacer una inversión en ellas. Seguramente pensará que por su tranquilidad y la de su familia merece la pena el esfuerzo económico que tendrá que hacer.

A la hora de elegir las ventanas, opte por un sistema de apertura practicable, mejor que las correderas. También ha de poner un buen sistema de perfiles que evite las filtraciones de aire (el ruido se transmite por el aire). Y, por último, elija un vidrio de bastante espesor (este factor es importante para el aislamiento acústico). Si quiere aislar su casa del ruido no ponga uno de menos de 6 mm de espesor.

Si sigue estas recomendaciones sus ventanas estarán a prueba de ruidos y habrá solucionado el problema en una gran medida.

Aislar las paredes, los techos, el suelo

Las soluciones para aislar la casa del ruido son diferentes según la parte que tengamos que proteger. Si se trata de la pared, lo más habitual es poner una doble pared de algún material ligero como el yeso laminado, y colocar entre ambas un material aislante (alguno de los que le he nombrado antes: fibra de vidrio, lana de roca, etc.

Si lo que ocurre es que no soporta el ruido que hacen sus vecinos de arriba, puede tratar de remediar el problema instalando un falso techo acústico, sobre el que se ponen varias capas de material aislante. En este caso hay que tener cuidado con los agujeros que se hacen para las lámparas, por los que se puede echar a perder en aislamiento del techo.

También hay procedimientos para aislar el suelo, si lo que quiere es amortiguar el ruido de nuestras pisadas, de cosas que se caen o de muebles que movemos. La solución pasa por poner un doble suelo sobre el suelo real y colocar el material aislante entre medias.

Si sigue estos consejos, logrará reducir en gran medida los ruidos que le molestan en casa, vengan de donde vengan.