lunes, 7 de diciembre de 2015

Estilo gótico en decoración

La adaptación del estilo gótico a la decoración está cosechando muchos adeptos en los últimos tiempos. Tal vez sea por la innata seducción que proponen los grandes muebles de madera con marcadas bisagras y terminaciones en hierro.

La facilidad de transformación de diferentes muebles y adornos con otras características al estilo gótico es otro de sus principales sustentos.
Los principales colores que distinguen este estilo decorativo son los que se encuentran dentro de tonalidades púrpuras, granates y borravinas. El negro predomina particularmente como fondo y contraste de estos colores, por lo que es habitual encontrar paredes oscuras con símbolos caligráficos representativos.
Las cortinas obedecen ineludiblemente a telas pesadas como el terciopelo o la pana. Los colores utilizados para los complementos son siempre los mencionados con anterioridad. Las pequeñas mesas existentes en la sala de estar también pueden ser cubiertas con encajes negros.
Para tomar con seriedad y darle consistencia a una ambientación gótica, es necesario integrar los suelos a la decoración. Más allá de la existencia de una gran variedad de azulejos, materiales como el mármol negro o similar darán un efecto mucho más acorde con la decoración existente.
Por último, debe considerarse a la iluminación e infaltables elementos decorativos. En el caso de los cuadros o porta retratos, el hierro forjado es el único material reconocido como apto para no desentonar con el efecto gótico.
Los candelabros metálicos o quemadores de aceite de ese material brindaran luz y caracterización del espacio. Con el mismo material es recomendable colocar floreros que contengan rosas negras.
Otros adornos indiscutiblemente góticos son los relacionados a la etapa medieval; siendo los escudos, armaduras, tapices y otros apliques los preferidos por los amantes de este estilo.
El secreto es tomar todos los componentes estructurales y decorativos como un todo, logrando de esta manera obtener una atmósfera deseada, más allá de la importancia de pequeños detalles.

Vía: Decoracionia