sábado, 14 de noviembre de 2015

La inspiración industrial avanza. Pizzería artesana en Astorga.

La diseñadora leonesa Andrea Muñoz es la autora de GPS Plaza, el cuarto y recién estrenado local de hostelería del grupo GPS en Astorga (León). La nueva pizzería se ubica en la plaza mayor de la pequeña localidad maragata en un entorno de gran valor histórico.

El concepto base del diseño fue la creación de un local fresco con reminiscencias industriales y vintage pero combinado con elementos de diseño contemporáneo donde la gama de colores elegida es muy cálida, convirtiéndolo en un espacio confortable y amable donde poder disfrutar de las pizzas artesanas realizadas en su horno.
Debido a las pequeñas dimensiones del local, donde una gran superficie del mismo se dedica a la cocina que da servicio a la amplia terraza, se optó por dedicar la zona más exterior a la parte propia de público dotándola de una gran altura que se corresponde con el gran frente de fachada diseñado en hierro y vidrio que convierte al local en una gran caja de luz por las noches.
La zona de público se divide en tres partes: un espacio de sofás altos con mesas, una zona con una gran barra de madera adosada a la carpintería de fachada y la zona de barra. El diseño de las mesas altas con pie de madera maciza de pino lacado en azul mar y tapa de tablones de madera de haya ha sido creado por la diseñadora para el proyecto y combina con la alacena de Muebles Grupo Seys de estilo romántico.
El toque de frescor en el espacio viene dado por la banda verde creada en la pared de la zona de sofás mediante un gran jardín vertical natural y estabilizado de la firma valenciana Greenarea, al igual que el logotipo del local situado en la pared frontal realizado mediante líquenes verdes y con la palabra plaza en cobre.
La fachada de carpintería de hierro cuenta con una zona central de ventanas de guillotina de modo que conecta la barra de madera que está adosada en la parte interior con otra más pequeña que ocupa todo el frente exterior y hace de éste un espacio de transición dentro/fuera muy agradable con las vistas hacia el Ayuntamiento y los clásicos soportales de la plaza, que es iluminado mediante las lámparas suspendidas con bombillas de filamentos de carbono de Fisura.
Por otro lado, la barra, reciclada y realizada en madera de negrillo con encimera de efecto cemento se convierte en la verdadera protagonista del local y se completa con una trasbarra que se extiende hasta el techo mediante una estructura en chapa de hierro lacada y estantes de madera a distintas alturas para dar servicio de almacenaje. Iluminan la barra una serie de luminarias suspendidas a distintas alturas en cobre que combinan con toda la instalación vista de tuberías de cobre por el techo y el zócalo que protege la pared en la parte más baja. La barra y las zonas de mesas se equipan mediante los taburetes Volt de Pedrali que con su color amarillo pálido da el toque contemporáneo al local y completan la gama cromática elegida en tonos cálidos.
El pavimento hexagonal en la zona de la barra (inspirado en un antiguo patio existente en el edificio) está realizado mediante los azulejos de mosaico de la colección Harmony colours de Equipe Cerámicas que se funden con el modelo Orsa de Vives de efecto madera aserrada. El espacio se conecta con la cocina mediante un separador de vidrio y hierro, de manera que desde el local se puede ver la realización de las pizzas artesanas. La superficie del local se completa con el pasillo que da acceso a los servicios, decorado con el papel pintado Honeys de TresTintasBCN sobre el que cuelgan unas grandes palas de pizzero de madera.

Destacan en esta zona las puertas revestidas con papel de cobre que dan acceso a los baños.

Vía: diarioDESIGN