jueves, 19 de noviembre de 2015

Hotel Tropicana Ibiza: sabor y color de Miami en la isla blanca.


Tonos verde lima, verde anís y rosa chicle. Y siluetas del icónico Pink Flamingo… Aunque cueste creerlo, no estamos en la fotogénica avendia Ocean Drive de Miami, sino en Ibiza, la isla blanca. El estudio Ilmiodesign firma el hotel Tropicana Ibiza que, en honor a su nombre, se convierte en un oasis lúdico repleto de guiños tropicales y color.

Tropicana Ibiza es un sorprendente boutique hotel con 28 junior suites en Playa d´en Bossa. En palabras del propio estudio Ilmiodesign, “se trata de un proyecto atípico en la isla, donde lo habitual son las líneas rectas y el color blanco. Hemos reinterpretado el ambiente de Miami para traerlo a Ibiza. La paleta de colores recoge la intensidad cromática de series y películas míticas como Miami Vice yScarface”.
La inspiración art déco se plasma en el hotel haciendo un remake de los emblemáticos edificios del Art Déco Miami District. Sus formas orgánicas, elegantes y frescas dialogan fluidamente con un interior de vivos colores y luminoso.
Su fachada bitono, en verde lima y verde anís, junto a su icónico flamenco rosa, transmiten el concepto desenfadado y alegre que despliega, a todo color, en su interior. Por la noche, su iluminación lo tiñe de rosa y nos transporta al corazón de a la célebre Ocean Drive, en Miami Beach.
El interior del hotel está concebido como un oasis tropical, donde hay espacios tanto para el relax como para la diversión. Palmeras, vegetación exuberante y muebles de madera tropical crean una atmósfera natural y refrescante. Un entorno para aislarse y descansar, a pesar de estar en el corazón de una de las zonas más animadas de la isla.
En el lobby, el front desk se ha convertido en una pieza escultórica que, a modo de monolito, surge sin interrupción desde el suelo. Sorprendentemente, hace las veces de recepción y barra del bar. Sobre ella, unas lamas de madera circulares aportan un gesto dinámico a la escena y enmarcan al flamenco que preside esta zona.
A nivel de configuración, conviven dos tipologías de suites. Unas, diáfanas, tipo loft, con un espacio de 50 m2. Y otras, en las que un panel de lamas de madera tropical sustituye el clásico tabique de división, permitiendo redefinir el espacio según las necesidades de cada huésped. Todas cuentan con dormitorio, zona de estar y cocina propia. Siguiendo la temática tropical, las habitaciones tienen nombre de un célebre cocktail del que se puede encontrar su receta en la habitación.
Las suites, como apunta el estudio, “son un espacio divertido pensado para el disfrute. Los armarios abiertos, realizados con chapas de metal troqueladas y retroiluminados, son un toque de humor que responde a una idea clara: si estamos de vacaciones en Ibiza, con nuestras mejores prendas… Entonces, ¿por qué no verlas?”
Otro elemento distintivo de las habitaciones son sus barras de fibra de vidrio, alrededor de las cuales “empieza la fiesta”. Junto a estas piezas,diseñadas a medida por Ilmiodesign, destacan también los cabeceros XXL de cristal serigrafiado con imágenes tropicales. Detalles que confieren una personalidad única a cada estancia y aportan frescura y ligereza.

En el exterior, la piscina con pool bar domina el espacio con su intenso color azul. La de aguas está en comunicación permanente con el interior. “Hemos proyectado una fachada flexible. Los grandes ventanales que separan la zona de la piscina del lobby-bar se pueden abrir completamente en forma de libro. Para enfatizar aún más esta sensación de unión, ambos espacios cuentan con un suelo continuo de microcemento rosa. Un área sin interrupciones pensada para el disfrute acompañado de las mejor banda sonora” apunta el estudio Ilmiodesign.

La zona de relax con sus camas de día y el Cocktail & Dreams Club, son dos de los rincones favoritos de los huéspedes. Flamencos y duchas en forma de copa de Martini aportan aquí el toque de humor. Una zona vibrante y divertida en sintonía con el espíritu lúdico del hotel.


Para más información visiten: IlmiodesignHotel Tropicana Ibiza
Vía: diarioDESIGN