domingo, 22 de noviembre de 2015

Grafismo y estética hindú en el renovado restaurante Tandoor.


La segunda generación del que fue el primer restaurante indio en Barcelona,Tandoor, ha querido darle un aire nuevo a este restaurante. Para ello, el estudio deIsabel López Vilalta ha conjugado el aire industrial del espacio con recursos estéticos procedentes de la india más colorista y popular. Un mix que funciona.

Ivan Surinder joven chef mentor de Albert Adrià junto con su madre Poonam Chitra han querido remodelar el restaurante familiar Tandoor, abierto en Barcelona en el año 1996 por Oberoi Surinder, padre de la familia. El cambio ha pasado por un nuevo local que revisita la cocina tradicional india con dosis de originalidad y modernidad.
En cuanto al interiorismo, la estrategia del proyecto llevada a cabo por el estudio de Isabel López ha consistido en la eliminación de los elementos accesorios preexistentes, tanto en paredes como en los techos, para potenciar así su carácter industrial. Este “esqueleto” ya permitía apreciar la potencia estética que tenía: una estructura de espacios encadenados hasta llegar a una gran nave.
Los techos se han homogeneizado pintándolos todos de blanco y las paredes se han tratado de diferentes maneras, dependiendo del ambiente en que estén.

La india más popular ha servido como fuente de inspiración para definir la estética del nuevo Tandoor. Como recursos, barras que recuerdan carros ambulantes de comida, paredes desgastadas, chapa metálica troquelada en las mamparas, hojalata texturizada que reviste la carpintería y mobiliario, y elementos de color en los cables eléctricos y revestimientos de las paredes.
Para el funcionamiento habitual del restaurante se han definido dos comedores: uno más convencional de mesas, y otro más informal, semi exterior.
El espacio de mesas situado en la gran nave es polivalente, lo que permite albergar eventos de todo tipo. Para ello, unas cortinas móviles subdividen el espacio mientras unas mamparas formadas por dos chapas troqueladas de diámetros diferentes que, al sobreponerse, generan una celosía que recuerda la estética india.
La imagen gráfica, realizada por Outro Studio, es otro de los puntos fuertes de este restaurante, en el que tradición y modernidad se fusionan para disfrutar de la cocina india en el centro de Barcelona.

Vía: diarioDESIGN