domingo, 1 de noviembre de 2015

Estilo Slow Home en decoración

La tendencia Slow home, se enfoca en la casa práctica que se encarga de que las personas se sientan en armonía con su hogar, siendo su principal objetivo la funcionalidad de las cosas y la sencillez para mayor comodidad, además de la relación con la naturaleza al ser más sustentables y amigables con el medio ambiente.
Características:
Detalles especiales: objetos que tengan un valor sentimental para los habitantes de la casa sin sobrecargar los espacios. Aquí se pueden incluir las plantas, ya que son parte de una decoración tranquila que conecta con la naturaleza, creando espacios acogedores.
Rincones: el principal objetivo del estilo, es crear espacios en los cuales las personas se puedan desconectar y relajarse, es por eso que los rincones se vuelven únicos porque ofrecen paz interior.
Naturaleza: el cuidado del medio ambiente es fundamental para esta corriente decorativa, por lo cual, las plantas o un jardín exterior dan la sensación de estar conectada con la naturaleza.
Iluminación: al igual que en la mayoría de los estilos, esta tendencia busca la máxima iluminación natural, lográndolo con ayuda de ventanas grandes y muebles claros (tonos neutros o blancos).

Ambientes diáfanos: son espacios que no sólo permiten la entrada de la luz, sino también logran conectar las energías dentro de la casa. Aunque se trata de escapar de los espacios demasiado cerrados y pequeños, no se refiere a que es un estilo para casas muy grandes, sino todo lo contrario, ya que muchas veces una casa pequeña es mucho más acogedora.

Colores: como se mencionó con anterioridad, éstos deben ser neutros o pasteles, ya que son de los más naturales tanto para muebles como para paredes, y dan más luz, creando la sensación de un espacio más amplio.
Éste es un estilo similar a la filosofía que tiene el Feng Shui y el estilo minimalista que nos invitan a tener los objetos necesarios, evitando elementos en exceso, ya que esto no permite que las energías fluyan dentro de la casa.