martes, 2 de junio de 2015

Decorar con la técnica tie dye

No hace mucho que he descubierto esta técnica decorativa y, por supuesto, ¡tenía que contárselo! Porque me ha gustado, porque es original y divertida y porque incluso lo puede hacer usted mismo con un poquito de imaginación y buena mano. Se trata de la técnica tie dye, que no es otra cosa que aplicar degradados con la pintura para las paredes de cualquier estancia. Pero es mucho más, ya que esto lo puede trasladar a cualquier elemento de su hogar, complementos, textiles… Que ya encontrará hechos y que sólo tendrá que colocar donde más le guste. O teñirlos usted, si se anima. Pero vamos al lío. Le cuento en qué consiste y cómo lo puede introducir en su casa.
Apretar y teñir
Esto lo hemos hecho de pequeños con camisetas. ¿Se acuerda? Hacíamos nudos y después las poníamos a teñir, y aparecían con un aspecto degradado y muy hippie. Esto es similar. Tie es apretar, atar, y dye teñir, así que ya tiene claro la esencia de esta técnica. Se puede hacer en cojines, colchas, cortinas y, como le digo, incluso en las paredes. No es cuestión de llevarlo a cabo tal y como hacíamos las camisetas, pero así entenderá el efecto que se crea, y no dista tampoco demasiado de aquello tan antiguo pero tan actual ahora. Y, si no quiere hacerlo usted mismo, no pasa nada, existen productos ya confeccionados con este efecto.

Paredes degradadas

El tie dye es más adecuado para pintar las paredes de casas con techos altos, ya que visualmente puede llegar a hacer los espacios más pequeños y, si los techos son bajitos, empequeñecer la estancia. Puede aplicar el degradado de manera ascendente o descendente, de blanco a un color, de color a blanco, o con diferentes intensidades de un mismo tono. Es posible que encuentre marcas de pintura que tienen distintos tonos de un mismo color para que pueda pintar las paredes de esta forma.

Tie dye en muebles

Por otro lado, también tiene la posibilidad de aplicar este efecto a sus muebles. Si le gusta la restauración y las manualidades, puede hacerlo con sus propias manos, por ejemplo, aplicando el degradado en los cajones de una cómoda, en una silla… En caso contrario, encontrará en el mercado firmas que fabrican muebles que ya llevan incorporado el tie dye.

Los textiles

En las telas que visten su hogar el efecto tie dye quedará súper bonito. Una vez más, si se anima puede hacerlo retorciendo la tela que quiere teñir, atándola con alguna goma o cinta y metiéndolo en algún cuenco con el tinte. Ahora sí, como con las camisetas. Si le apetece teñir la parte de abajo de una cortina puede poner ese trozo de tela en un barreño. Y si le da miedo liarla, tranquilo, una vez más, el mercado pone a su disposición telas con efecto degradado para que no tenga que preocuparse de teñir susc olchas o fundas de cojines. Más rápido y seguro,

Los complementos

Pero, ¿en qué más sitios de la casa podemos encontrar tie dye aplicado a la decoración? Por ejemplo, en cubiertos de madera, en tulipas de lámparas, en macetas… Eche a volar su imaginación y seguro que se le ocurren muchas más…

Los tonos pastel se adaptan muy bien a esta tendencia y su aplicación consigue crear ambientes románticos con cierto toque bohemio, tanto para dormitorios como en zonas de estar, con degradados más o menos intensos pero siempre muy especiales.

Vía: Decorablog