viernes, 19 de junio de 2015

De antiguo garaje modernista a paraíso gourmet: El Nacional.

Se inauguró hace ya unos meses en Barcelona, y esta pequeña-gran joya ya es uno de los lugares más concurridos de visitantes locales y foráneos. El Nacional es un espacio de más 2.600 cuadrados en pleno Passeig de Gràcia que ocupa un antiguo garaje modernista celosamente rehabilitado para la ocasión. En este macroespacio gourmet, sus 4 restaurantes y 4 barras apuestan por la tradición, como también lo hace en su interiorismo, poniendo en valor mil detalles y elementos constructivos. Su renovación, de marcado aire art Déco, la firma todo un clásico del interiorismo de bares y restaurantes -hay quien podrá adivinarlo a simple vista:Lázaro Rosa-Violán.
El estudio Lázaro Rosa-Violán, Contemporain Studio, ha llevado a cabo un proyecto sin precedentes, un multi-espacio gastronómico de 2.600 m2 dedicado a los productos gastronómicos de la Península Ibérica y del sur de Francia. Era una antigua sala de exposiciones modernista construida a finales del siglo XIX y, tras la Guerra Civil, quedó relegado a simple garaje.
Al tratarse de un edificio protegido, el mayor reto del estudio se presentó a la hora de desarrollar el diseño sin entrar en competencia con los requerimientos demandados desde Patrimonio. Esta nave es el ejemplo más antiguo de arquitectura industrial conservado en el Eixample de la ciudad Condal, es por ello que el proyecto se enfocó desde el máximo respeto hacia los elementos existentes, el ambiente y la historia del lugar.
Son muchos los elementos que se han rescatado, restaurado y vuelto a colocar en su sitio o en otro nuevo, como por ejemplo el pavimento de tacos de madera hexagonales de la entrada, las puertas de latón que dan acceso a una de las cocinas, las taquillas o algún cartel procedente de la propia nave.
Así, por ejemplo, el 20% de los materiales son reciclados para acentuar la atmósfera de autenticidad y necesaria conexión con la memoria histórica del edificio. Además, los detalles decorativos van de la mano de la oferta gastronómica. Y el resultado se traduce en diversos córners con identidad propia que, sin embargo mantienen coherencia con el todo.
En ellos destacan murales cerámicos y mosaicos realizados en Valencia o increíbles lámparas de cristal traídas desde Galicia. Todo a base de madera, cerámica, cristal, mimbre, granito, mármol, hierro. Todos materiales nobles y con carácter, ya que la decoración creada por el estudio refleja la esencia de los años veinte. Grandes cristales y pilares metálicos aportan un encanto singular, bajo un cubierta formada por una estructura de 15 bóvedas rebajadas, conocidas como “volta catalana”, que mantienen el aire industrial del siglo XIX.
En el caso de los mosaicos, Lázaro Rosa-Violan ha confiado en los diseños de Hisbalit, que revisten las paredes de la Tapería y la Paradeta, un guiño perfecto a la estética modernista del local. Mosaicos que se han diseñado de forma exclusiva a través del servicio de personalización Art Factory de esta firma en su formato más emblemático: el hexagonal.
La distribución del espacio es casi tan importante como la decoración. El Nacional cuenta con dos entradas, una primera por Passeig de Gràcia y otra por Pau Claris. Su superficie de 3.500 m2 deja a la vista de los visitantes 2.400 m2 —el resto se destinan a cocina y zonas reservadas para el almacenamiento de productos y personal—, que se dividen en tres islas centrales a modo de barra —los puntos de encuentro del lugar—, y cuatro zonas de restaurante a su alrededor, además de una cuarta barra. Entre el centro neurálgico de El Nacional y las áreas para comer, un ancho pasillo ovalado da la vuelta completa al espacio.
Respecto a la oferta gastronómica: un restaurante de carne (La Braseria), un restaurante de pescado (La Llotja), un restaurante de tapas y arroces (La Taperia) y un restaurante rápido delicatessen (La Paradeta). Cuatro espacios diferenciados que se complementan con cuatro barras especializadas en cerveza, vino, cava y cócteles. El chef Carles Tejedor, quien estuvo siete años al cargo de los fogones de Via Veneto, dirige la propuesta gastronómica de este gran gourmet.

Para más información visiten: El NacionalLázaro Rosa-ViolanHisbalit 
Vía: diarioDESIGN