lunes, 8 de junio de 2015

Camas flotantes

Tal y como se puede deducir por su nombre, son camas que flotan, no por arte de magia sino porque van ancladas a la pared en vez de apoyarse con patas al suelo.
Acostarse en una cama flotante es una maravilla, ya que le da una sensación increíble de estar flotando en el aire. Una vez que la prueba se hace difícil encontrar otra en la que se sienta mejor, es indescriptible. Pues bien, hoy me gustaría hablarle de este tipo de camas con más detalle, para que conozca sus características y todo lo que le pueden aportar a su dormitorio.
Características principales
Las camas flotantes tienen como principal característica que van ancladas a la pared por la zona del cabecero, por lo que da la sensación de que están totalmente suspendidas en el aire. No tienen patas ni nada que la apoyen al suelo, pero no se preocupe, es 100% segura y, si están bien fijadas a la pared, no hay ningún riesgo de que se puedan desplomar.
Una de sus fantásticas ventajas es todo el espacio que le quedará debajo, que podrá utilizar para almacenamiento en cajones o cajas. Elija modelos que combinen con la cama para que el conjunto le quede mucho mejor, pero tenga cuidado no ponga demasiadas cosas, le quitaría ese efecto tan especial que le aporta la cama al ser flotante.
La mayoría de estas camas son rectangulares, pero ya se pueden encontrar algunas redondas, sin duda mucho más originales aunque necesitan una decoración mucho más estudiada. Su sujeción no es como la de las rectangulares, llevan un anclaje que va directamente al techo, por lo que no tiene que ponerla obligatoriamente pegada a la pared, puede ir en el medio de la habitación, que es lo más habitual con las camas redondas.

Patas transparentes

Si no se atreve o no quiere poner la cama suspendida, tiene disponibles varios modelos de camas con las patas transparentes, que le dan el mismo efecto pero están apoyadas en el suelo, como siempre. Son tan transparentes que prácticamente son invisibles a la vista. Esta opción es también la más barata, ya que las flotantes son todavía un poco caras.