miércoles, 24 de junio de 2015

Aires de boulangerie francesa para el primer local de Crustó en Madrid.

El estudio de diseño Madrid in Love es el autor del primer establecimiento en Madrid de la cadena catalana de panaderías artesanas con obrador a la vista Crustó. La señorial calle Zurbano –esquina Almagro- ha sido el enclave elegido para tentar en la capital a los amantes del sabor, con sus productos siempre recién hechos.

Se trata de una panadería boutique que recuerda a una boulangerie francesa, con un carácter contemporáneo y sofisticado, que le otorga una identidad muy particular.
Un espacio con vida propia repleto de detalles y piezas con personalidad donde se mezclan materiales nobles, rústicos y cálidos que tratan de plasmar la esencia del pan, su color tostado y la textura crujiente de la corteza, con elementos más fríos y elegantes, como el mármol del mostrador, los azulejos blancos de las paredes, el latón
El suelo está formado por la réplica de un conjunto de baldosas hidráulicas estilo modernista, que han sido diseñadas en exclusiva para Crustó y que aportan uniformidad al local.
También juegan un papel muy importante el mobiliario, con sillas de cuero combinadas con bancos tapizados, mesas de mármol mezcladas con mesas de madera, o lámparas de paja combinadas con otras de latón. Complementan la decoración muchos otros detalles, como cestas artesanas para guardar los panes, pizarras para anotar las especialidades del día, o una máquina de café estilo vintage con la que se sirve una mezcla de café preparada y tostada en exclusiva para Crustó, con leche fresca del día y una presentación sorprendente en la taza.
El nuevo establecimiento, que abre de 8 de la mañana a 9 de la noche, es el lugar ideal para desayunar, comer, tomar un café o merendar.
Aquí es posible comprar pan, productos dulces y salados. El pan es elaborado a la vista por sus panaderos artesanos, siguiendo el método tradicional francés que respeta el tiempo de fermentación natural y no acelerada -dura hasta 18 horas-, con una masa madre propia y exclusiva, y harinas especiales cuidadosamente seleccionadas, sin aditivos ni mejorantes de ningún tipo. En la pastelería artesanal pueden encontrarse deliciosos y auténticos croissants de mantequilla, así como pasteles y bizcochos caseros preparados el mismo día con ingredientes naturales de primera calidad.
En la zona de degustación es posible disfrutar de bocadillos gourmet, focaccias y cocas de distintos ingredientes de primer nivel, o su menú saludable del mediodía, con exquisitas cremas y ensaladas hechas también ‘en casa’ . Así mismo, dispone deservicio de catering y de restauración.

Para más información visiten: Madrid in LoveCrustó 
Vía: diarioDESIGN