domingo, 1 de febrero de 2015

Restaurante Nueve Nueve por Sordo Madaleno Arquitectos

Descripción de los arquitectos. En el corazón de la Colonia Roma y con origen en la primera década del siglo XX, se aloja el Centro Cultural Casa Lamm, un inmueble catalogado por su valor arquitectónico e histórico actualmente utilizado como galería de arte con programa cultural y educacional. Con sus grandes proporciones y recursos ornamentales, la casa remite a la arquitectura europea de la época. En este edificio se encuentra el restaurante de comida mexicana contemporánea Nueve Nueve Bistró Mexicano diseñado por Sordo Madaleno Arquitectos.
El proyecto consiste en la remodelación de una ampliación previamente hecha. Buscando crear una experiencia dentro de varios ambientes, se determinó desarrollar el proyecto en tres plataformas.
El área de comensales se desarrolla en dos niveles, valiéndose de elementos como chimeneas y jardineras para arropar las mesas y crear una atmósfera acogedora y versátil según la hora del día. Esta área se viste con el detalle artesanal de un plafón ondulante de mecates. El espacio interior tiene la posibilidad de abrirse por completo al exterior y unirse con la terraza, en un espacio fluido, completamente ventilado y con vistas al espectacular jardín central rodeado por las fachadas interiores del inmueble. La envolvente de cristal que contiene el restaurante, convive armoniosamente con el contexto clásico.
El Salón Fumador previamente existente se caracteriza al estilo ingles. Sus pisos de madera y una elegante contrabarra la cual se mimetiza dentro de un librero, le dan a este espacio sobrio un ambiente de lujo. A un costado del Salón Fumador se encuentra un generoso espejo de agua del cual emerge un gran árbol con un pebet er o per i met r al , funge como un punto focal dentro del restaurante. La dualidad del fuego y el agua se encuentra en diferentes detalles a lo largo del proyecto.
En la plataforma superior se encuentra el bar, cuyo elemento protagonista es la imponente barra conformada por el tronco de un fresno de dimensiones considerables, funcionando como barra de servicio y complementada por una cómoda mesa comunal. La cava es un elemento escultórico que nace desde el sótano, atraviesa un gran vacío y sube hasta cuatro metros de altura.
La intención de crear armonía entre el lenguaje clásico y el contemporáneo, se hace evidente en cada detalle. La nueva paleta de materiales convive con la paleta original. Se conservan los rodapiés, marcos y molduras de cantera originales, así como aplanados existentes en muros. La gama de texturas complementarias como maderas, pisos de pasta y acabados pétreos crean un espacio formal. La selección de arte y objetos acentúa el carácter del lugar y el concepto del restaurante. La luz natural se filtra en el salón entre vigas metálicas, y la iluminación indirecta en muros y plafones, termina por aportar la calidez que hace del restaurante un espacio idílico para disfrutar en la ciudad.

Para más información visiten: Grupo Sordo Madaleno