viernes, 20 de febrero de 2015

Infinity Media de Cirera + Espinet: las oficinas con corazón de tiza.

Las interioristas Cristina Cirera y Mariona Espinet son las autoras de este proyecto, en el que se ha buscado transformar de una manera radical el espacio que ocupa la agencia de medios Infinity Media en Barcelona. Todo el espacio respira un carácter sencillo y honesto; los materiales y colores utilizados son naturales y cálidos. El ‘corazón’ de las oficinas es un gran mural realizado en tiza blanca sobre una pared negra.
La cercanía, la transparencia y la honestidad fueron las tres premisas o pilares a partir de los cuales se ha desarrollado el diseño del interiorismo. Se ha convertido un espacio en forma de “L” totalmente compartimentado en un ambiente único y diáfano, donde sus ocupantes pueden comunicarse, trabajar en equipo y aprovechar al máximo la luminosidad y la conexión que se establece entre las diferentes áreas.
Se ha optado por crear una doble circulación, y para resolverla se ha diseñado un gran mueble que se ha convertido en el hilo conductor del proyecto y del espacio, aglutinando además todas las funciones: recepción, separador, librería y office. La pieza actúa además como barrera cuando se accede a las oficinas, facilitando una cierta intimidad y recogimiento a los puestos de trabajo del núcleo central. El mueble está realizado en madera de pino y melamina negra, y está ideado para colocar en él plantas de interior y dar un carácter informal y próximo. Sus aperturas de diferentes tamaños conectan visualmente los diferentes ambientes.
El ancho pasillo de entrada funciona como sala de espera o como lugar de descanso y conversación, ya que el gran mueble central alberga una barra alta y un office, oculto tras una gran puerta corredera. Para dar mayor protagonismo a esta pieza central se ha contado con la colaboración del ilustrador Javi Psyappert, cuyo mural aporta dinamismo y frescura al espacio. Al estar realizado con tiza, se puede decir que tiene vida, ya que al tratarse de un acabado efímero, se irá transformando con el paso del tiempo.
En el corazón de la zona de trabajo, al otro lado de la citada’ barrera’, se ha dispuesto un espacio abierto y diáfano compuesto por dos mesas de 5 metros cada una, ideales para trabajar en equipo y crear sinergias entre el personal. Estas dos mesas están separadas por una barra con taburetes cuya función es la de promover los momentos de distensión y la conversación informal entre los empleados, constituyendo un elemento más para reforzar las relaciones laborales del equipo.
En los extremos se ubican los despachos principales y la sala de reuniones, que tiene la capacidad de dividirse en dos.
Los cambios de color en el pavimento para crear zonificaciones, la iluminación a través de fluorescentes distribuidos en forma de zig-zag y el color verde son detalles adicionales que caracterizan al proyecto de estas oficinas.

Para más información visiten: CIRERA+ESPINETInfinity Media 
Vía: diarioDESIGN