martes, 20 de enero de 2015

Una casa familiar llena de contrastes en Israel

No hay mejor manera de empezar la semana que viendo una bonita casa que nos inspire con grandes ideas para la decoración de nuestro hogar. La de hoy es una casa de Israel que está llena de contrastes. En esencia es una vivienda de estilo moderno, pero tiene un montón de detalles vintage que la hacen aún más adorable.
Además hay que decir que es una casa grande y luminosa y, obviamente, eso ayuda mucho a que resulte agradable y acogedora. Pero con la decoración se ha potenciado muy bien su luz y algunos espacios que no son en proporción tan grandes, se han resuelto muy bien con pequeños trucos decorativos. La madera, aportando calidez, tiene también un gran protagonismo en el proyecto.
Empezamos por la entrada, al lado de la cual nos encontramos con una excelente zona de trabajo. Como comentábamos la luz natural hace mucho, pero es sensacional el contraste entre el estilo moderno y la silla que aporta un toque vintage además de las puertas envejecidas.
Seguimos con la zona de estar dividida en salón y comedor. Aquí predominan los contrastes entre los muebles de estilo retro y los modernos de diseño, el color blanco, los textiles neutros y la madera aportando calidez y la mesa redonda, que es poco frecuente verla últimamente en casas y es genial para las charlas de sobremesa.
Pasamos a la cocina en la que el almacenaje se ha centrado en los muebles bajos, dejando la parte superior libre para hacer que los espacios parezcan más amplios y para favorecer la libre circulación de la luz. De nuevo aquí están presentes los contrastes entre lo moderno y lo de estilo antiguo, que evoca recuerdos de tiempos pasados.
El dormitorio principal no es muy grande, pero es por eso que ha sido decorado en colores neutros y claros, para hacer que el espacio parezca mayor. Un buen ejemplo de menos es más y unas fantásticas mesillas de noche, sencillas pero realmente adorables.
Y terminamos con un dormitorio juvenil de esos que enamoran y que todos habríamos deseado tener en nuestra adolescencia. Al dormitorio no le falta detalle además de cama, armario y zona de relax, cuenta con su escritorio para el estudio y su cómoda para los momentos más personales. Otra cosa que es poco frecuente que se vea hoy en día, pero que no por eso deja de ser menos encantadora.
Para más información visiten: Merav Sade 
Vía: Decoesfera