jueves, 29 de enero de 2015

Sobria elegancia en las habitaciones de The Dylan, por Remy Meijers

Cuando le encargaron diseñar 16 de las 40 habitaciones de The Dylan, un lujoso hotel boutique ubicado en Amsterdam, el arquitecto de interiores Remy Meijers encontró parte de la inspiración en la rica historia del edificio. Ésta se iniciaba, a principios de 1600, cuando un médico compró el terreno y construyó un edificio de madera.


Más tarde, su gran interés por el teatro y la poesía holandeses, le llevó a fundar un teatro llamado Duytsche Academie. Curiosamente, para aplacar a las autoridades eclesiásticasque desaprobaban el carácter inmoral del teatro, la mayor parte de las ganancias se donaban a los orfanatos de la ciudad.
En 1632, el arquitecto Jacob van Campen recibió la tarea de construir un teatro de piedra, pero en mayo de 1672, durante una actuación, el teatro se quemó por completo. En 1773, fue vendido a una entidad de caridad católica. Esta fundación conservó la propiedad hasta 1998, cuando fue completamente renovada y fue abierta como un hotel boutique en 1999.
Este rico pasado se ha traducido en unos elegantes y sobrios interiores y, aunque sirvió para estimular la imaginación de Remy, no fue lo único que guió la reforma. En el lado opuesto, las intervenciones arquitectónicas contemporáneas y las soluciones escogidas están totalmente en consonancia con lo que esperan los viajeros de hoy en día.
En las habitaciones, los colores tenues (una gama de grises, beiges y marrones, principalmente) crean una firme base que se apoya en la autenticidad, los materiales de calidad y atractivas texturas, dando lugar a ambientes intimistas, donde el lujo no viene dado por la excentricidad y el derrocha, sino por la contención y unos equipamientos adecuados a un establecimiento hotelero de cinco estrellas.
El resultado es un diseño interior equilibrado, elegante, que despierta continuas sensaciones realzadas por el toque adecuado de modestia.
Para más información visiten: Remy MeijersHotel The Dylan