martes, 2 de diciembre de 2014

Una nueva casa para amantes de la cocina, por naturehumaine

Los propietarios de esta vivienda, situada al lado del Mercado Jean-Talon en Montreal, son una pareja amante de la cocina y por ello esta pieza de la casa adquirió una especial relevancia en el proyecto de reforma. El encargado de renovar y transformar la casa fue el estudio naturehumaine que recibió dos peticiones de sus clientes: en primer lugar, querían una gran isla que fuera el punto focal del espacio,y después querían que las estancias públicas estuvieran en el primer piso, donde se beneficiarían de más luz natural, y las privadas en la planta baja.


En este nivel, la puerta principal se abre a un vestíbulo de entrada con doble altura donde una escultural escalera de madera atrae toda la atención. La forma de la escalera invita a una transición fluida desde el acceso hasta el segundo piso, donde se encuentra la zona de día con la cocina americana, el salón y el comedor, bañados por la luz natural.
Todos ellos están organizados en torno a la larga isla rematada por una bella encimera negra de piedra jabón. La isla recoge el sol y la luz natural que entra por una claraboya que cae justamente encima y que también tiene forma rectangular. El lucernario es interrumpido por un volumen que sobresale del techo, donde se ha encastrado la campana. Pilares y vigas metálicos formando dos elementos en forma de L sirven para separar los espacios.
En la pared detrás de la isla, se ha situado un conjunto de armarios vestidos con una combinación de chapa anigre y puertas lacadas. Este bloque esconde la nevera, así como otros electrodomésticos, la despensa y un aseo. Hacia la parte posterior de la casa, la isla se corta para crear un segundo mueble con un voladizo que se utiliza como mesa de desayuno, beneficiándose de la entrada de luz a través del gran ventanal. Aquí, una puerta conduce a una gran terraza exterior con vistas al patio.
La planta a nivel de calle la comparten el garaje, el dormitorio principal en suite, la habitación infantil, otro baño y una zona de lavado. La paleta cromática y matérica convierten la vivienda en un ambiente homogéno donde las transiciones de unos espacios a otros se realizan de forma agradable acompañados por unos mismos materiales y colores.
Para más información visiten: Naturehumaine