jueves, 25 de diciembre de 2014

Corkcomfort: suelos de corcho, de Wicanders

El corcho es un material natural que cada cierto tiempo se extrae del alcornoque, y que luego se transforma en productos que tienen un alto valor añadido, suponiendo una materia prima sustentable y renovable, que incluso hasta retiene CO2. Por sus excelentes cualidades naturales, se convierte en un material perfecto para suelos, como los de la colección Corkcomfort de la marca Wicanders, que hacen uso de la tecnología Corktech para crear suelos de corcho con una estructura de varias capas.
No es un pavimento de corcho convencional, es otro nivel en el que se combina belleza, confort, y durabilidad. Los pisos Corkcomfort se consiguen con tres capas de corcho, cada una de ellas con un propósito. La primera es la que se ve, y está formada por diferentes formas de corcho dispuestas en una delgada capa. La segunda capa es más gruesa, y proporciona aislamiento térmico y acústico, además de confort al caminar. La última capa sirve para reforzar todas estas propiedades, ayudando a que el ambiente sea aún más silencioso y se pueda ahorrar en calefacción.

Soluciones de suelos de corcho Corkcomfort

Expertos y diseñadores de la compañía Wicanders han utilizado y combinado diferentes formas de corcho natural, para crear una colección rica en texturas que aporte soluciones diversas en decoración.

Se ha conseguido una solución flotante que no requiere cola, donde las baldosas se encajan con comodidad y rapidez, que está disponible en 2 tipos de acabados, uno con protección WRT (para hogares), y otra más resistente tipo HPS para uso comercial. Hay tres formatos diferentes de suelo flotante Corkcomfort: 605 x 445mm, 905 x 295mm, y 1220 x 140mm.

La solución encolada facilita mayor confort y aislamiento al ruido de impacto, resultando ideal para realizar proyectos de reformas. Está disponible en 4 tipos de acabados diferentes: puede ser lijado, PU-Preacabado (se hace in situ), WRT, y HPS. Todos estos suelos se ofrecen con el mismo formato de 600 x 300mm.

Ventajas de los suelos de corcho

Es un tipo de piso más blando que la piedra o la madera, y más duro que la moqueta, por lo que absorbe muy bien el impacto en el talón al caminar, liberando tensión en piernas y espalda, a la vez que reduce el cansancio. Debido a su peculiar flexibilidad, es muy cómodo para caminar, incluso con el pie descalzo se percibe un bienestar.

Es un estupendo aislante acústico, reduciendo tanto el ruido aéreo entre distintas habitaciones, como dentro de ellas. Pero también es una buena solución para amortiguar el ruido provocado por el impacto, o las pisadas al andar.

Por sus características térmicas, el corcho ofrece una temperatura de suelo óptima en cualquier época del año, ayudando también al ahorro energético.

Se recupera con facilidad de los fuertes impactos, resultando un material robusto y duradero.

Para más información visiten: Wicanders