martes, 4 de noviembre de 2014

Una moderna clínica dental ligada al pasado por Nan arquitectos

El equipo de Nan arquitectos partió de dos condicionantes a la hora de realizar el proyecto de reforma de esta clínica dental: disponer de un local de sólo 50 m2 y evitar espacios muy reducidos. El primer condicionante obligó a optimizar los espacios comunes para ganar metros cuadrados para la superficie de trabajo. El segundo se vio compensado con la existencia de dos fachadas exteriores que se utilizaron para descongestionar el espacio existente.
Por otra parte, la clínica está ubicada en un edificio de alto valor patrimonial por lo que la intervención sobre la fachada debía efectuarse con sumo cuidado. Después de hablar con las administraciones responsables, se optó por una solución que ayudase a destacar este elemento arquitectónico respetando siempre el exterior pre-existente. La solución fue un juego rejas visualmente efectistas y, al mismo tiempo, lo suficientemente transparentes para dejar ver la piedra de la fachada y no entorpecer una lectura de conjunto.


La división de este elemento moderno responde “a la composición de los huecos y las proporciones de la vivienda tradicional gallega”. Se optó por el color blanco para dar continuidad al color predominante en el interior y así anticipar la moderna estética con la que se encontrarán los clientes una vez traspasado el umbral.
En el interior de la clínica, los materiales y la luz -tanto natural como artificial- sirvieron para separar los diferentes ambientes. El mayor reto a nivel conceptual fue intervenir en el patrimonio de una manera responsable, ya que era necesario incorporar elementos tecnológicos de vanguardia. De manera que se buscó tratar este aspecto sin ocultar ningún elemento, pero de una manera sutil.
Una piel de acero retroiluminada sirve para indicar las zonas operativas de la clínica, uniéndolas a la pared de piedra original y ligando así la parte funcional propia del negocio con un elemento de carácter patrimonial. Por otro lado, el pavimento continuo y el revestimiento metálico ayudan a construir un espacio aséptico y limpio. Mientras que en la sala de espera y recepción, se han empleado madera y tejido para que resultasen más acogedoras.
Explican sus autores que el “hilo conductor del proyecto ha sido a través de una vivienda tradicional marinera gallega con ciertos matices, enfatizar aspectos tradicionales desde un punto de vista contemporáneo”.
Para más información visiten: Nan Arquitectos