martes, 28 de octubre de 2014

Fantástica casa en Ibiza

El diseñador Nicolae Draghici ha reformado esta fantástica casa en Ibiza convirtiéndola en un retiro de ensueño, perfecta para descansar entre el campo y la playa. Aunque Ibiza es una isla vibrante hay lugares que ofrecen privacidad, tranquilidad y relajantes momentos generosamente ofrecidos por el paisaje, el sol y la brisa del Mediterráneo.


La arquitectura de la casa es tradicional que ha ido renovándose con los años, como se hacía en las casas payesas, con anexos, nuevos volúmenes y terrazas para disfrutar de las vistas del mar que son magníficas: a lo lejos se dibuja el casco antiguo de Ibiza y más cerca el puerto de Marina Botafoch.


Sin perder su carácter tradicional, la casa cuenta con una nueva personalidad más actual y moderna. Nicolae Draghici buen conocedor de la arquitectura local se ha ocupado de la renovación, de los acabados y ha colaborado con los propietarios en la decoración.


La decoración de la casa se ha realizado con materiales naturales: maderas, algodones y fibras vegetales. La mayoría de los muebles están hechos a mano.


El aire minimalista de los espacios diáfanos con una blancura impoluta en paredes y techos, suelos de microcemento en color arena se han combinado con mobiliario inspirado en lo artesanal.


El conjunto respira un aire rústico y muy mediterráneo amenizado por algún detalle de estilo colonial escogido por los dueños que son ingleses.


La planta baja de la casa se ha planteado como un gran espacio diáfano, donde un juego de niveles ayuda a marcar las diferentes áreas funcionales: salón, comedor y cocina. La continuidad entre ambientes, espontánea y dinámica, también se da entre el interior y el exterior. La blancura imperante se contrasta con detalles de color azul y verde.


Las tres habitaciones de la planta superior cuentan con una terraza privada, como una extensión natural del dormitorio que invita a disfrutar de el aire fresco de la mañana.


Para llevar el sol también a los baños, se abrieron unas claraboyas que ofrecen luz cenital. “La dueña vio esta idea en un hotel rural y le encantó”. Y en efecto, los baños han adquirido una dimensión mágica: con sus cuencos de piedra orientales como lavamanos, su bañera de diseño exenta y sus muebles de obra encalados en blanco.


Vía: Dintelo