miércoles, 29 de octubre de 2014

Decorar un salón con varios ambientes

Los salones pequeños no son los únicos que causan quebraderos de cabeza cuando nos enfrentamos a su decoración; hacer de un salón amplio un espacio cálido y confortable también tiene su aquel. Sin duda, un salón con varios ambientes es una de las claves para conseguirlo. Por eso, el primer paso consistirá en resolver la distribución, respetar zonas de paso amplias y mantener las ventanas libres de obstáculos para que la claridad inunde la casa. Así lo hizo el arquitecto Ricardo Minelli, en su apartamento, ubicado en Vila Nova Conceição, Sao Paulo, Brasil.
¿Cuántos ambientes quiere crear en su salón? ¿Qué posición ocupará cada uno de ellos? Además de las dimensiones de su salón, deberá estudiar su forma. En salones con una planta rectangular, lo más adecuado será distribuir los ambientes en línea. En este caso, se crearon tres zonas: el estar en el centro de la estancia, y elcomedor y una zona para ver la tele a cada lado. Los asientos se colocaron de forma que invitan a la conversación. Los sofás son de Érea, la tienda de Ricardo Minelli, y el sillón es el modelo Tre Pezzi, un diseño de 1959 de Franco Albini para la firma Cassina. El arte está muy presentes en la decoración de este salón; una muestra es este rincón, con una obra de Vik Muniz. La mesita auxiliar o banqueta de acrílico es también de Érea.
El comedor se decoró con una mesa de madera de ébano acompañada de seis sillas tapizadas en gris. La pared se revistió con un frente de espejo para agrandar el espacio y dar profundidad a la estancia. Si decide poner en práctica este idea, tenga en cuenta que lo ideal es colocar el espejo en una pared frente a otra decorada para evitar dar una sensación de frialdad, y recuerda que colocarlos en ambas paredes sería un error, pues el ambiente quedaría muy recargado.
En el otro extremo de la estancia, a continuación de la zona de estar, se ubicó un rincón de cine con un sofá de Antonio Citterio.
Un rincón del salón, junto a la zona destinada al televisor, se decoró con una atractiva y sugerente composición con un espejo convexo, que por su espectacular diseño es un complemento ideal para la pared, y unos taburetes torneados de madera maciza de nogal. Éstos, que también sirven como mesitas auxiliares, fueron diseñados en 1960 por Charles & Ray Eames para el vestíbulo del rascacielos Time-Life en Nueva York. El suelo de todo el salón es de mármol blanco.
Luciana Napchan firma la foto en metacrilato para la cual se reservó un lugar privilegiado en el salón, frente a la zona de estar. En este ambiente, una alfombra de seda ayuda a dar calidez al suelo “frío” de mármol blanco. El sillón negro es el modelo Coley, diseñado por Rodolfo Dordoni para la firma italiana Minotti. 

Para más información visiten: Vik MunizCassinaMinotti 
Vía: Decoratrix