lunes, 29 de septiembre de 2014

Tienda Sneakerboy por March Studio

Descripción de los arquitectos. La forma en que compramos ha cambiado drásticamente en los últimos años. Sin embargo, aunque las tiendas de High Street, sean reemplazadas con la comodidad de las tienda en línea, la experiencia de tocar, probar y oler un producto nunca será reemplazada. Mientras que algunas de las cadenas comerciales más grandes están luchando para implementar cambios basados en la web, el nuevo concepto de tienda Sneakerboy los está llevando a otro nivel.



La primera de muchas tiendas Sneakerboy, en Melbourne, está en la cúspide de esta revolución del retail. Es una tienda en línea, pero que se puede recorrer; en la que no hay stock, ni dinero, ni caja registradora, y ningún producto para llevar a casa. Todo lo que se necesita para hacer una compra en la tienda es un teléfono inteligente, (o uno de los iPad de la propia tienda) y una tarjeta Sneakerboy. El resto del espacio disponible se dedica a la gama de zapatos, lo que significa que Sneakerboy puede presumir de una gama más amplia de productos en un espacio mucho más reducido de tienda.

La arquitectura y la imagen de la marca de la tienda, (también diseñada por March Studio), sigue esta estructura de negocio subyacente, y sin embargo, también incluye la conectividad digital de vanguardia.

Sneakerboy Melbourne se compone de dos áreas principales; el área de visualización y la sala de pruebas. Estas dos áreas se expresan en la fachada, un gran portal circular de acero que dirige al cliente al acceso y la sala de muestras, mientras que oscuros bloques de vidrio generan una habitación privada de pruebas, bañada en luz natural.

El área de visualización se ha diseñado con el mismo futurismo retro de una estación de metro, la referencia a la zapatilla deportiva se puso de moda en la huelga de transporte de Nueva York en 1966. Estantes iluminados de vidrio curvado enseñan toda la gama de zapatillas, un lienzo de visualización de 162 zapatos diferentes, que pueden atenuarse y ajustarse según la iluminación. Al desplazar la información en una pantalla LED debajo de cada zapatilla se informa el diseñador de esta.

Los clientes están invitados a explorar el producto con la App Sneakerboy para la fijación de precios y el tamaño, y el LED de un portal en la tienda en línea, pueden reaccionar y responder a la actividad en la red, mostrando comentarios como "recién comprada en Shanghai" o "agotada". 1.200 metros de cableado, que recuerda a una sala de servidores, son expuestos a través de los estantes de vidrio en lugar de esconderlos, un recordatorio de la naturaleza cableada de la tecnología y la conectividad.

Los clientes están invitados a la sala de pruebas para comprobar el tamaño y para hacer compras. Construida a partir de 300 casilleros de acero ennegrecido, el probador se concibe como una biblioteca, que alberga todos los tamaños de todos los estilos. 6 sillas de acero a modo de un tejido, con soportes para Ipad integrados, equipan la habitación y otorgan a los clientes la oportunidad de navegar en línea y comprar al mismo tiempo que se prueban los modelos.

Para más información visiten: March StudioSneakerboy 
Vía: Plataforma Arquitectura