martes, 16 de septiembre de 2014

Frisos de madera



Como ya le hemos comentado en varias ocasiones, aunque muchas veces no las tengamos en cuenta, las paredes juegan un papel fundamental en la decoración de los hogares. De hecho, una gran inversión en mobiliario, suelos y objetos decorativos puede irse al traste si no prestamos atención a esos elementos del hogar. Afortunadamente, existen un montón de opciones para darles la importancia que se merecen: la pintura, el papel pintado, los vinilos, los cuadros…



Otros elementos, muchas veces olvidados, que podemos utilizar para decorar las paredes son los frisos, listones de madera machihembrada que le darán a su hogar un toque de lo más especial. Además, estos elementos son muy prácticos para determinadas circunstancias. Hoy queremos centrarnos en la decoración con este elemento decorativo.

Más que un toque hogareño en los hogares

Además de aportar un toque decorativo a las paredes, los frisos sirven para aislar térmica y acústicamente las estancias donde se coloquen. Y es que no hay que olvidar que por las paredes se pierde una gran cantidad de energía. ¡Pero no solo eso! Estos elementos también le ayudarán a disimular los desperfectos de las paredes y evitar los futuros golpes, arañazos y manchas en los tabiques. Podrá encontrarlos en diferentes materiales, aunque los más habituales son los de madera, un material que actúa como un excelente aislante y que, además, aporta un toque de calidez que muchas veces se hace necesario en los hogares.

Tipos de frisos de madera

Por supuesto, podrá encontrar frisos tanto en madera natural como tratada, además de en múltiples tonos oscuros y claros. Eso sí, le recomendamos oscuros para ambientes rústicos y claros si lo que quiere es conseguir ambientes luminosos, ya que estos le ayudarán a potenciar la luz. Además, podrá encontrar frisos de diferentes tamaños. En general, podemos hablar de los de media altura, que no cubren la pared al completo; y los de altura completa, que revisten la pared cubriendo del suelo al techo. También podrá encontrar frisos en diferentes lacados y texturas.

Dónde colocar frisos de madera

Una gran ventaja de los frisos de madera es que pueden colocarse en cualquier estancia de la casa: recibidores, pasillos, baños, cocinas, salones, dormitorios, habitaciones infantiles… En cualquier rincón quedarán geniales, siempre y cuando acierte con la textura y el color más adecuados para la habitación en cuestión.

Dónde comprar frisos de madera

Otra de las grandes ventajas de los frisos de madera es que podrá instalarlos usted mismo en poco tiempo e invirtiendo poco dinero. Podrá encontrar frisos en tiendas como Leroy Merlin, donde además ofrecen todo lo necesario para colocarlos: cornisas, rinconeras, remates, guardavivos, rodapiés, rastreles, aislantes, taladros, puntas para clavar, grapas, clavadores magnéticos, cola… También podrá encontrar frisos de madera en tiendas como Briko Markt, AKI, decopraktik, FRISOyTARIMA.es o Brico Depôt.

Instalación y cuidados

Es importante que tenga en cuenta que los frisos no se instalan directamente en la pared, sino que es necesario colocar unos rastreles o listones para que el friso se airee. De esta manera podrá evitar futuros problemas de humedad. Además, podrá colocar las láminas tanto de forma horizontal, como vertical o diagonal. Eso sí, antes de instalarlos, tendrá que dejar las láminas, al menos, durante 48 horas en la estancia donde se van a colocar para que se adapten al ambiente de la habitación. Independientemente de la madera y de los tonos que escoja, será necesario que barnice los frisos cada cierto tiempo (dos o tres años puede ser lo adecuado).

Vía: Decorablog