sábado, 26 de julio de 2014

Papeles pintados de quita y pon

Son una novedad en decoración de interiores: los papeles pintados reposicionables se pueden quitar fácilmente cuando uno desea, por lo que están indicados para quienes gustan de redecorar frecuentemente, para viviendas de alquiler y para las habitaciones infantiles… ¿Quiere conocer esta novedad a fondo…?


Los papeles pintados de hace unas décadas vuelven a estar de moda para la decoración de interiores. Presentan bastantes ventajas respecto a la pintura, y por eso han vuelto con fuerza al diseño de interiores. Son una forma fácil de personalizar habitaciones o crear rincones con encanto sin gastar mucho dinero. Y no hace falta contar con profesionales para su instalación. Entre los inconvenientes, el más citado entre los usuarios siempre ha sido el hecho de que son difíciles de retirar cuando se cansa de ellos o simplemente cuando cree que ha llegado el momento de sanear las paredes de la casa pintando o cambiando de materiales… ¡Por eso la llegada de los papeles pintados reposicionables es una gran noticia para los que gustamos de la decoración!
La primera vez que sabe de su existencia, piensa que no pueden ser de gran calidad… Pero los papeles pintados reposicionables o removibles se han convertido en una realidad –por fin!- en el siglo XXI. Y muestran una variedad mucho mayor de estampados de diseño y tendencias que las colecciones de papeles pintados a las que estamos acostumbrados…
Con adhesivo incorporado…

Los papeles pintados reposicionables –también llamados temporales- llevan en su cara posterior un adhesivo que permite adherirlos fuertemente a la pared, con la ventaja de que se pueden volver a quitar y colocar en otro sitio en cualquier momento. Este tipo de papeles pintados llevan una capa de vinilo en su cara externa, que los hace muy resistentes, indeformables y les confiere unos colores muy intensos e inalterables a la acción del sol, aunque su apariencia es extra mate. Además están hechos con materiales no tóxicos y que no dan alergia.
¿En qué paredes se puede fijar?
Este tipo de papel pintado se puede fijar, en general, sobre todo tipo de paredes lisas, pintadas con pintura mate o satinada, aunque también sobre acabados brillantes. Es mejor no aplicar el papel sobre paredes recién pintadas; lo ideal es esperar unas 3 semanas a que se seque y se fije la pintura perfectamente. Hay que tener en cuenta que si adhiere sobre un papel pintado fijado anteriormente sobre la pared, el papel pintado reposicionable pierde su propiedad de “quita y pon”. Por otro lado, cuanto menos poroso sea el material sobre el que se pega el papel, más árdua será la tarea de retirarlo después…
Limpieza fácil
Otra ventaja de este papel pintado es que se limpia muy fácilmente con un paño seco (en algunas marcas, también puede ser una bayeta ligeramente humedecida; mejor consultar instrucciones del fabricante…)
Dónde comprar…
De momento, el papel pintado temporal sigue siendo una novedad, y es más fácil encontrar tiendas online que lo vendan que comercios tradicionales… La mayoría de las tiendas de papel pintado reposicionable están en Estados Unidos, aunque también las hay en Francia y hemos encontrado una aquí. De todos modos, normalmente son tiendas con mucho volumen de ventas y hacen envíos internacionales, por lo que no encontrará problema en encargar el tipo de papel pintado reposicionable que más le guste…
Aquí tiene varias tiendas en que puede encontrar un gran abanico de diseños:
Precios de los papeles pintados reposicionables
Los precios de este tipo de papel pintado son, en general, bastante más elevados que los de otro tipo de papeles de decoración. Hay que tener en cuenta que son novedad, que muchos son diseños de artistas reconocidos y que además quitan mucho trabajo a la hora de fijarlos a las paredes. Por otro lado, no siempre se emplean para empapelar las paredes de una habitación completa. Por el contrario, su empleo está más bien circunscrito a poner el acento sobre una sola pared o rincón de cada ambiente…
El rollo de papel pintado removible de 60 o 65 x 225 cm viene a costar entre 40 y 60 €. De 1,30 x 2,40, unos 160 euros. Conviene echar un vistazo a todas las páginas para hacerse idea de los precios, ya que las medidas suelen ser muy diferentes. Hay que tener en cuenta que en las páginas americanas las medidas vienen en pulgadas (“), por lo que hay que multiplicar por 2,5 para obtener la medida aproximada en cm.
Vía: Deco Estilo