miércoles, 16 de abril de 2014

Pintura de tiza: muebles pintados sin lijar ni imprimar (Chalk Paint)

La pintura de tiza es un gran invento de los últimos tiempos para poder realizar sus proyectos en casa sin lijar, decapar ni imprimar, transformando así piezas de decoración y muebles de interior y exterior de forma fácil y limpia. El acabado es mate y sedoso, y permite dar ese aspecto empolvado carácterístico de la decoración vintage, nórdica y shabby chic.

¡Esta es la pintura que está renovando la decoración de las casas, y que decenas de crafters y amantes de las manualidades ya adoran…! Se trata de una pintura acrílica (con base de agua), que aúna lo mejor de todas las pinturas hasta ahora conocidas:
Es eco-friendly y no contiene componentes tóxicos.
Permite aplicaciones en sitios poco ventilados y en general está pensada para ser usada en casa sin necesidad de disponer de un sitio especial para pintar.
No necesita preparación previa (ni lijado ni imprimación ni el uso de productos tóxicos como los decapantes…).
Tiene muy buena cobertura y cunde un montón.
Se puede mezclar con otros colores o teñir con pinturas acrílicas (de los tubos de pequeño tamaño).
Es apta para aplicar sobre todo tipo de superficies (tela, paredes, suelos, madera sin tratar o madera barnizada, melamina, plástico, vidrio, metales y piedra).
Hemos encontrado dos marcas que se comercializan ya en nuestro país: se trata de las pinturas Chalk Paint de Annie Sloan (www.anniesloan.com) y las de Autentico (www.chalkpaint.es). Las primeras se pueden comprar en tiendas especializadas en muchas ciudades (consultar página web), y las segundas online.
Antes de pintar con pinturas de tiza
No hace falta preparar nada especial, salvo cubrir con plásticos o papel  la superficie sobre la que se va a trabajar. También es importante limpiar el mueble u objeto con agua y un chorrito de amoniaco para eliminar la suciedad y lograr un buen agarre. En algunos casos, como ocurre con las maderas tropicales que han sido teñidas con aceites, es posible que haga falta sellar primero. Esto ocurre muy raramente, pero ante la duda, lo mejor es hacer una prueba en un lugar poco visible (en caso de que la madera no sea apta para usar la chalk paint sobre ella directamente se verá qué el aceite se mezcla con la pintura y comienza a “sangrar”)
Cómo pintar con pinturas de tiza
Simplemente hay que pintar a brocha o rodillo. Usar uno u otro en función de lo grande que sea la superficie es el mejor criterio; por ejemplo, los suelos se deben pintar con rodillo. La pintura es densa y fácil de extender, pero no es necesario mezclarla con agua para superficies más o menos lisas. Sí puede ser interesante mezclarla con un poco de agua para pintar muebles y objetos hechos con fibras como el coco, el sisal o el mimbre, ya que así se llega a todos los recodos... Dos manos de pintura suelen bastar para dejar cualquier superficie perfecta. Aunque se pueden utilizar hasta tres capas para conseguir una superficie de pizarra en cualquier color sobre la que pintar con tiza. Se deja secar toda la noche y por la mañana se pasa un trapo ligeramente humedecido. Calcular la cantidad de pintura no es fácil, pero como guía se puede pensar en 13 m2 por cada litro de pintura de tiza. Las brochas y utensilios se lavan sencillamente con agua.
Proteger con ceras
El acabado ideal sobre muebles y piezas de decoración se obtiene aplicando al final ceras. Es este producto el que sella la pieza y la protege frente a los arañazos y el uso diario. Las ceras de acabado están hechas con cera auténtica de abeja, y se aplican con brocha o muñequilla (varios trapos de algodón envueltos unos en otros). La cera se deja secar un cuarto de hora y se frota después con un trapo o un cepillo. La cera puede ser transparente si se trata sólo de proteger, pero si se quiere obtener un acabado deslucido, como de mueble viejo, muy del gusto shabby chic, entonces es mejor optar por una cera con color: marrón o blanco.
Para elementos de mucho uso es mejor utilizar un barniz al agua mate de alta resistencia. Es el caso de suelos, puertas, etc. Para uso en exterior existe una pintura a la tiza con filtro solar, que hace que el color sea inalterable aunque esté a la intemperie.
Las paredes no precisan ningún tipo de acabado: ni ceras, ni barnices
Los colores de pintura de tiza
La carta de colores es muy amplia (hay decenas de ellos para adecuarse a todos los gustos y aplicaciones), y como dijimos antes se pueden mezclar entre ellos y transformar en otros colores con pequeños tubos de pintura acrílica. Son tendencia los tonos grises azulados, violáceos, rosas, turquesa antiguo y verdes pálidos, pero hay muchos más… Por cierto que como cuentan en la Chalk Paint Shop de Crea, Decora, Recicla, la pintura a la tiza no es algo nuevo, sino que ya se conocía en Roma en el siglo XIV.
Precios
La pintura de tiza cuesta en torno a 25 € /litro. Es posible adquirir pequeñas muestras de color por unos 6 € aproximadamente.
Fotografías: Annie Sloan
Vía: Deco Estilo